miércoles, 8 de abril de 2009

Tuc de Saboredo 2.830 mts.

Después de una previsiones muy malas, decidimos retrasar nuestra escapada un par de días y esperar que pase la tormenta. Así que el miércoles 8 de abril subimos hacia el parque nacional de Aigüestortes-Sant Maurici. Dejamos el coche en el parking del parque, a unos 3 km pasado el pueblo de Espot, desde este punto tenemos una 3 horas de caminata hasta llegar al refugio d'Amitges donde haremos noche.

Este año las nevadas han sido impresionantes y como el día anterior también había nevado, el paisaje y el camino estaba llenito de nieve, no me esperaba tampoco encontrar l'estany de Sant Maurici completamente helado. El camino de subida al refugio no tiene mucho desnivel y el paisaje es de lo mejor, pasado l'Estany de Sant Maurici aumenta un poco el desnivel hasta l'estany de la Ratera, por el camino la nieve acumulada impresiona, los puentes que cruzan el río ni se ven de la nieve que tienen acumulada, y las señales que deberían quedarte por encima de la cabeza te quedan a la altura de la cintura.










Llegamos al refugio después de unas durísimas rampas debido a la cantidad de nieve, como vamos sin raquetas nos hundimos cada paso hasta más arriba de las rodillas y se hace duro, no hay casi traza y las que hay son de skis y raquetas y no nos sirven. Llegamos al refugio sobre las 19:20 horas y están empezando a servir la cena. No hay mucha gente, un grupo de 10 vascos que hacen una travesía con skis, un grupo de puretas franceses (para variar), otros tres franceses también con skis, y en nuestra mesa otras dos parejas que han subido con raquetas, en resumen nadie había subido a pelo como nosotros, visto lo que nos ha costado lo entiendo.


Tra una larga noche de roquindos, ambiente cargado y olor a pies, desayunamos fuerte en el refugio y a las 7:45 empezamos la ascensión al Saboredo, a los 300 mts. del refugio ya no encontramos ninguna traza y empiezan las dificultades, primero tenemos que rodear el llac d'Amitges y en cada paso nos hundimos hasta la rodilla y cada tres caemos hasta la cintura, se hace bastante pesado. Con las primeras rampas el tema se complica aún más, hasta que la rampa que te deja en el collado de las agulles d'Amitges y Sabodoredo se nos hace prácticamente insuperable, en cada paso nos hundimos hasta la cintura y además la pendiente nos hecha hacia atrás, es una dura lucha para abrir traza. Conseguimos llegar al collado de las agulles y decidimos cambiar la ruta, en vez de ir hasta el collado d'Amitges, subimos por la izquierda para ir directos hacia la arista del Saboredo, creemos que la nieve estará más congelada ahí y se nos hará menos pesado avanzar, fue una decisión acertada, mejora la nieve y de esta forma llegamos a los bloques de piedra de la cima del Saboredo, grimpamos por un par de bloques con la esperanza de encontrar alguna fita de cima, sin éxito decidimos que ya está bien y emprendemos el descenso. Lo que habían sido más de 4 horas de dura ascensión se convierten en un descenso de 1 hora y cuarto hasta el refugio. Nos zampamos el picnic que nos habían preparado en el refugio y continuamos hasta el parking.
Lección aprendida para hacer invernales, o primaverales con tanta nieve la mejor opción son skis de montaña, el año próximo lo probaremos.

No hay comentarios: