domingo, 3 de junio de 2007

Ascensión al Aneto 3.404 mts.

Pues bien empezamos como siempre dejando los niños con los abuelos y nos dirijimos a Benasque, después de 4 horillas escasas de coche, no plantamos el sábado en los Llanos del Hospital, donde nos habíamos pillado una habitación, que lujazo de hotel, están todos los detalles cuidados, muy recomendable pasar un finde en este hotel ya que aunque bastante caro la calidad de la ubicación y de las instalaciones bien lo valen, aunque sea solo una vez.

Nos despertamos el Domingo a las 4:30 y entre meternos un atracón en el buffet del Hotel, que es un punto que a estas horas de la mañana ya lo tengan preparado, y que se nos olvidó la bolsa de los bocatas, empezamos a patear a las 5:50 desde el parking de la Basurta, que estaba a tope de coches, lleno de furgonas Volswagen que parece que las regalen. Hacemos una parada técnica en la Renclusa (2.140 mts.) y nos damos cuenta de la multitud de peña que tiene previsto subir al Aneto, varios grupos de 20 personas, en total un reguero de 100 personas subiendo por las rampas de bloques de granito.

























Ya nos empezamos a dar cuenta de que el tiempo no nos acompañará, una boira muy espesa se identifica en las cumbres del pico de la Renclusa, y la nieva hace acto de presencia en las duras rampas de los Portillones, decidimos ponernos ya los crampones, porque la abundante nieve unido a las pendientes parece ser lo más prudente. Uff que dura la subidita hasta el Portillón inferior. De aquí a la izquierda para rodear la cresta de los Portillones hasta la brecha del Portillón Superior (2.850 mts). La visibilidad es cada vez peor, y en este punto es nula, bajamos por la brecha y seguimos la traza muy marcada de la nieve, y las figuras que se identifican entre la niebla. La verdad es que si no fuera por la traza tan marcada de la nieve que no nos atreveríamos a seguir, no se ve nada, como mucho 3 metros, y cada vez peor, no nos paramos ni para mear, no lo veo nada claro si esto sigue así habrá que desistir.


























Empezamos a subir por una dura ladera, ya no vemos a nadie, solo a veces un grupito que lleva delante uno que parece que conoce muy bien la ruta, el tiempo empeora, nos encontramos a dos que bajan y les preguntamos como está el tiempo arriba, nos dicen que peor que hace una mucha ventisca, tengo la sensación que nos podemos perder en cualquier momento, estamos haciendo zig-zag en unas duras rampas. Llegamos a un lo que parece un collado y vemos varios grupos que parece que desisten y que toman el camino de vuelta. El frio empieza hacer mella, la verdad es que no vamos equipados para este tiempo, sin guantes, ni gorro, ni buff.



























Las rampas son durísimas, el viento sopla muy fuerte, la sensación de frio es importante, la Nuri empieza a poner cara de que no lo ve nada claro, le digo que una vez arriba de estas rampas, tomamos la decisión y volvemos, no parece viable hacer hoy la cima. Cada 10 metros paramos para tomar aire pero poco, porque el frio y el viento hielan.

Diviso un grupito en lo que parece el final de la rampa, me adelanto un poco, y veo que están contentos, espero que llegue la Nuri y les preguntamos si estamos ya en Coronas, me dicen que no que estamos en la antecima, no nos lo podemos creer son las 10:30 y hemos llegado, increible nos ponemos muy contentos, pero me comenta que no se puede pasar el paso de Mahoma, que está helado lleno de escarcha, mierda que putada, me acerco para comprobarlo yo mismo y es cierto tiene muy mala pinta, sopla muy fuerte el viento y la piedra está llena de escarcha, sigo preguntando y nada, nadie a pasado. Bueno sin guantes y con la pinta que hace la roca, imposible.




























Desistimos nos comemos un bocata, lo más rápido que podemos, porque nos estamos congelando, intento atar los piolets a la bolsa y se me congelan los dedos, no puedo, lo tiene que acabar de atar la Nuri. Venga corriendo para abajo, que nos congelamos. Seguimos preocupados porque la visibilida es nula, y nos volvemos a quedar solos entre la niebla, vemos algún que otro esquiador que dicen que en 10 minutos están abajo, que suerte, tiene que molar bajar esquiando.























Menuda aventura la del Aneto, lo que debería haber sido una ascensión sencilla al Aneto por la via Normal norte, se complicó de una manera expectacular debido al mal tiempo, lo que realmente la hizo mucho más emocionante y difícil de lo previsto.



De tanto frío, a mí me cuesta horrores recuperar la sensibilidad de los dedos, y la Nuri está de lo más graciosa son el flequillo congelado, imposible quitarle el hielo, es una pasta dura de pelo y hielo. Llegamos a la brecha del Portillón junto con un grupo muy nutrido de gente, hacemos cola y pasamos ya más relajados y contentos.




































Bajamos las rampas del Portillón, la bajada es rápida por la cantidad de nieve, clavar talón y para abajo. El trozo más pesado es bajar por los bloque de granito hasta la Renclusa. Nos pedimos un café con leche y nos comemos el bocata, son las 12:30 y vemos llegar gente, resulta que pocos han llegado hasta la antecima, muchos desistieron antes por el mal tiempo. Cero que solo hemos echo cima los 14 que estuvieron con nosotros, y pocos más.

En resumen una ascensión para recordar, por el tiempo y porqué tendremos que volver, no hemos echo cima, y nos queda el famoso paso de Mahoma, y además no hemos visto nada del paisaje.








No hay comentarios: