martes, 24 de agosto de 2004

Ascensión al Toubkal

Decidimos aprovechar unos días de las vacaciones de Verano e irnos a Marrakech a pasar unos días visitando la ciudad y ascendiendo al Toubkal (4165 mts.) la montaña más alta de todo el Atlas.

La verdad es que una vez emprendido el viaje no teníamos muy claro si podríamos hacer la ascensión ya que toda la información que tenía era la recogida de Internet y desconociamos como de fácil o difícil sería llegar hasta el Toubkal. Una vez en Marrakech y echos con la ciudad y la particularidad de sus habitantes, regateo y pesadez incluida, al tercer día decidimos preparar las mochilas con tienda de campaña incluida y salir hacía el Toubkal.

A la salida del hotel tanteamos a unos taxistas para que nos llevaran hasta Imlil el último pueblo antes de empezar la ascensión, nos piden como unos 60 € al cambio, pero ni caso cogemos otro taxi que nos lleva a Baber Rock (estación de autobuses por decir algo), donde cogemos una taxi compartido (7 personas) que nos lleva hasta Asni, alló cogemos otro taxi compartido hasta Imlil, el resultado una aventura divertida e integrados con la población por 10€ en total.

De Imlil se sale del pueblo por una pista que tras una larga pateada pero muy interesante, donde vemos la piedra blanca, compartimos un té con los habitantes del poblado, y tras los dolores de ya sabemos que días de Nuri, llegamos tras 6 horas al refugio de Nelter (3207 mts.).
Nuestra intención inicial era montar la tienda, pero al ver que había sitio en el refugio y que el ambiente molaba bastante decidimos pillar una litera en una habitación compartida de 8 personas, con 2 chicas Alemanas, una chica inglesa con guía marroquí, y un par de Chechos. Suerte que decimos no montar la tienda, porque por la noche cae un dilivio de viento y lluvia.
A la mañana siguiente (6 am) emprendemos la marcha siguiendo inicialmente a un guía con las dos Alemanas, com el camino es evidente las adelantamos y nos guiamos por la fitas, la ascensión en dura con bastante desnivel, a medida que subimos empieza a hacer viento fuerte y baja algo la temperatura.

Al fin en la cima, el día es bastante claro y compartimos el momento con una par de Italianos que han echo cima antes que nosotros.

La bajada es lo más duro de todo ya que la hacemos de un tirón hasta Imlil en total más de 11 horas de pateo. Luego un poco más de aventura con los taxis, donde nos tenemos que quedar más de una hora esperando en un Taxi en Asni hasta que se lleno, me cogen ganas de darle 30 Dirhan (3€) y pasar de esperar a nadie, pero lo considero una falta de respeto y esperamos aunque estamos echos polvo.

En resumen un viaje muy agradable, más por la aventura de compartir vivencias con los habitantes de las montañas, que por lo bonito de las montañas, que son muy peladas y con poca vistas, los pirineos les dan mil vueltas.

No hay comentarios: